Karolina Kurkova. . .NO TIENE OMBLIGO!

Cuando el pasado fin de semana la cotizada modelo checa Karolina Kurkova salió a la pasarela luciendo conjuntos de ropa interior, muchos prestaron especial atención a su ombligo… o más bien a su falta de ombligo.

Mientras que la mayoría de gente tiene el ombligo volteado para dentro o abultado, Kurkova tiene apenas una leve hendidura. La modelo nunca ha hablado sobre el tema y lo único que su agente comentó al respecto es que “no es una alienígena”.

El ombligo es el resultado de amarrar el cordón umbilical que alimenta al feto hasta el momento en que nace. Según eso, todo el mundo debería tenerlo.

¿Por qué entonces hay gente que no lo tiene?

Intervenciones del ombligo

La práctica más común es pinzar, cortar y sellar el cordón umbilical para prevenir infecciones en el momento del nacimiento.

Pero también existe el parto y nacimiento “lotus”, en el que se deja al bebé unido a la placenta hasta que el cordón umbilical se seca y cae por si mismo. Esta práctica sin embargo es poco común, e incluso así siempre queda una marca en el lugar donde se encontraba el cordón.

Algunas personas no tienen ombligo como consecuencia de una intervención quirúrgica, ya sea para corregir problemas abdominales al nacer, curar una hernia umbilical o para tratar la gastrosquisis, una malformación en la que el estómago y los intestinos sobresalen del cuerpo a través de un agujero en la pared abdominal.

Esto es lo que le pasó al británico Rob Swainson, quien pasó las primeras horas de su vida en un quirófano para rectificar este defecto. Como resultado, tiene una cicatriz en forma de cruz en lugar de un ombligo.

Cuando llegó a la adolescencia, Swainson pensó en someterse a una reconstrucción del ombligo. Según él, a la gente le llama más la atención la forma de su cicatriz que el hecho de que carezca de ombligo.

“Sólo tienes que fijarte en Michael Jackson para darte cuenta de que probablemente es mejor vivir con lo que tienes”, añadió.

Embellecimiento

Algunos también pierden sus ombligos después de una intervención en el estómago o de que les sean extraídos injertos de piel del abdomen. En estos casos hay quien se somete a una segunda operación para que le implanten un ombligo artificial.

Pero también hay quienes quieren mejorar la apariencia de un ombligo no del todo estético. Y para ellos existe la umbilicoplastia, una intervención que la mayoría de veces está destinada a convertir un ombligo abultado en uno volteado para adentro, en reducir uno demasiado grande o en enderezar uno torcido.

Sea como sea, a Karolina Kurkova no parece que la ausencia de su ombligo le haya perjudicado. La revista Forbes la situó el año pasado en el octavo puesto de la lista de modelos mejor pagadas del mundo, con una estimación de sus ganancias anuales en cerca de US$3 millones.

Así que para algunos, vale más lo que no se tiene.

karolina_kurkova_06

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: