El león y el ratón

El León y El ratón

(fabula de Esopo)

Un día un gran león dormitaba bajo el sol cuando un ratonticto pasó corriendo sobre su pata y le despertó.

El león estaba a punto de comerselo cuando el ratón gritó:

-Por favor, señor, dejadme marchar. Quizá algun día podré seros útil.

Al león le hizo reír la idea de que un raton tan pequeño pudiera servirle de ayuda alguna vez. Pero era un animal noble y lo dejó partir.

Poco tiempo después, el león cayó preso en una red. El animal se debatió con furia, pero las cuerdas eran demasiado fuertes. Entonces rugió con toda su potencia. El ratoncito le oyó y corrió haci donde se encontraba.

-No te muevas león, y yo te libraré. Voy a roer las cuerdas.

El ratón cortó las cuerdas con sus afilados dientecillos y el león pudo zafarse de la red.

-Una vez te reíste de mi- dijo el ratón.- Pensaste que yo era demasiado pequeño para serte de alguna ayda. Pero ya lo ves, debes la vida a un insignificante ratoncito.

“La bondad del más pequeño puede ayudar al más grande”

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 46 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: